Dejábamos la isla de Java para entrar en la que seguro es la isla más conocida y turística de Indonesia, Bali.

El trayecto consistía en un bus hasta llegar al puerto de Ketapang y sin bajarnos siquiera, entrar en un ferry que cruzaría el estrecho hasta la nueva isla.

Una vez en Bali, pero aún en el puerto, veíamos la mafia que hay por ahí, pues el ayudante del conductor no hacía más que dar billetitos disimuladamente, y otras veces abiertamente a la policía del puerto ¿? Sin dejar el bus, teníamos 3 horitas hasta la capital de Bali, Denpasar.

No sabemos por qué, pero nos dejaron a las afueras de la ciudad, en la estación de Mengwi, por lo que desde allí teníamos dos opciones o coger taxi o las bemos, mini fragos de transporte público de color azul o naranja, que se llenan hasta la bandera.

Hay gente que desde aquí decide ir a Kuta o Ubud, las dos ciudades más turísticas de Bali.

Nosotros teníamos que hacer unas gestiones de un billete de avión y descansar un poco así que decidimos quedarnos en Denpasar, pero nos equivocamos y mucho!!

Llegar a la ciudad nos costó bastante en cuanto a tiempo y mareo, nadie nos indicaba bien y tuvimos que coger dos bemos, pues no siempre van directas.

Al día siguiente, y sin haber resuelto lo que teníamos pendiente decidimos salir hacia Ubud, haríamos base allí de unos días para organizarnos un poco la siguiente etapa.

Supuestamente teníamos que coger 2 o 3 bemos para llegar al destino, pero finalmente acabamos negociando un trayecto directo a Ubud por RP 80.000, aunque nos pedía 150.000 y aún así le pagamos bastante bien, pero nos valía la pena evitar otra vez el jaleo y pérdida de tiempo. Nuevo  destino…Ubud.

Nota

Kuta no entraba en nuestros planes desde el principio porque nos habían dicho que es la meca de fiesta, el alcohol y los australianos (nos lo dijo un australiano majísimo con el que compartimos paseo en Bromo, jeje)…si te apetece ese plan genial, pero no era el nuestro en esta ocasión. ;-P

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)
Share This