Todo llega…

Nuestra primera escapada en familia fue en mayo de 2015, cuando Martín tenía 6 meses. Y qué mejor plan para empezar nuestras aventuras viajeras en familia que el “Encuentro de Familias en Ruta”. Un evento que reúne a familias de todos los rincones de España, y alguna de fuera, cuya temática principal son los viajes con niños y la crianza en movimiento, temas que nos apasionan!!

Este año se va a celebrar la IV edición, del 13 al 16 mayo, lástima que esta vez nos lo perdamos, pero es un planazo de los buenos.

El Encuentro de Familias en Ruta es un espacio que ofrece: charlas de familias que cuentan sus experiencias viajeras (toda una inspiración y dosis de ánimo para lanzarse a viajar en familia), talleres de educación emocional, medioambientales, filosofía para niños, yoga para adultos y familia, juegos, espectáculos de magia, cuentacuentos, música…y un laaaargo etc. Como veis un auténtico lujo de programa para poder disfrutar de unos días en familia y cargarse de energía positiva y buen rollo.

El lugar, Centre Ecológic Vinyols Camp en Tarragona. Un cámping que dispone de zona de acampada y bungalows, además de piscina, granja de animales y paseo en carro. Nosotros estuvimos en un bungalow y fue genial!

Como Martín tenía 6 meses y medio, su principal alimento seguía siendo la leche materna, para nosotros, lo más cómodo del mundo, comida preparada en cualquier lugar y momento del día. Además empezamos con la alimentación complementaria y lo hicimos siguiendo el método BLW – Baby-led weaning o alimentación autorregulada y libre de papillas. Otro gran acierto que consiste en ofrecer los alimentos a trozos y de manera que es el bebé el que va experimentando de forma autónoma con la comida. Pero esto da para otro post, que escribiremos más adelante contando nuestra experiencia.

¿Y en cuanto a organizarnos en el cuidado del bebé? Pues Martín durmió con nosotros en la cama de matrimonio, en la ducha nos metíamos uno con él al brazo y el otro enjabonaba, y para disfrutar de las charlas y actividades, nada mejor que portear. A esa edad usábamos fular elástico con el que funcionamos muy bien, pero esto también lo contaremos en un post aparte para narrar nuestra experiencia porteadora.

fular