Los tres días que hemos pasado en Hanoi han sido intensos, y aún así nos vamos con ganas de haber visto algunas cosas más.

Hemos estado en el barrio antiguo, cuyas calles se reparten entre los distintos oficios (orfebres, zapaterías, cestería…) y la zona de mochileros, llena de bares, restaurantes y agencias de viajes. Hemos paseado por el lago Hoan Kiem, donde nos hemos sentido famosos por un momento (es lo que tiene ser occidental y la piel blanquísima) por el Lago del Oeste, Ho Tay y por el complejo de Ho Chi Minh, donde el principal monumento es su mausoleo. Hemos visto el Templo de la Literatura y la pagoda del pilar único.

LA ANÉCDOTA

O mejor dicho la turistada que hemos hecho, fue ir al Teatro de Marionetas de agua. Según una pareja que teníamos a nuestro lado «fantastique!!!», en nuestra opinión, un espectáculo para niños.   Lo único que vimos algo interesante era que se trataba de marionetas en el agua y el sistema que utilizan es curioso. La música, en directo y con instrumentos tradicionales vietnamitas también nos gustó. En general, si no se tiene tiempo, es totalmente prescindible.

ALOJAMIENTO

Nos hemos alojado en Manh Dung Guesthouse. La habitación no es nada del otro mundo, pero tiene A/C, nevera y wifi, pero lo que más nos ha gustado es que está situado en un callejón fuera del ruido caótico del tráfico de Hanoi.

Días de sol y bochorno: 3    Monzón: 0

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)