Partimos hace casi un mes sin saber qué nos deparaba el camino, con mucha fuerza e ilusión, y con ganas de vivir un sinfín de experiencias en un país del que mucho habíamos oído hablar y tanto deseábamos sentir.

Pues bien, un mes después de aquel dia de alegrías y deseos, y pasada casi una semana de nuestro regreso, tengo que decir que la experiencia ha valido la pena, y que regresaría sin dudar para saborear tranquilamente cada uno de los detalles que tan fugazmente han acontecido. 

Y realmente fue como imaginábamos, una buena pizca de experiencias nos estaban esperando. Unas muy buenas, otras quizá no tan buenas, pero experiencias al fin y al cabo, que te enseñan, te forjan y te alimentan.

Un buen amigo un dia me dijo: ‘Adáptate y disfrutarás’, y así es realmente como lo he sentido.
 
He disfrutado del viaje y aprendido muchas cosas. He visto cosas increíbles, y cosas que muchos no aceptarían o no tolerarían experimentar.
 
Pero todo depende de los ojos con que lo mires, como todo en la vida.
 
Y realmente, si te adaptas, si aceptas y haces tuyas su vida y sus costumbres, disfrutas de una cultura y ‘unas gentes’ que muchas cosas tienen que enseñar.
Muchos a nuestro regreso nos habéis preguntado: ‘¿Cómo resumirías en una palabra India (y Nepal)?’.
 
Es complicado resumir un sinfín de experiencias, y más aún cuando hay que condensarlo en una sola palabra.
 
Yo, más que con una palabra, lo resumiría con una imagen … … para mí, ésto es India.
 
Solo por esa sonrisa ha merecido la pena realizar este maravilloso viaje.
 
Aún así, si seguís necesitando una palabra que la defina, pienso que la mejor respuesta fue la que dio nuestro muy querido ‘leader’ Raúl: ‘India’ … puesto que la mejor forma de encontrar respuesta a esa pregunta es, simplemente … vivirla. Ana.
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)