Formigues Festival: Festival de música para peques en Benicassim.

¿Eres de los que crees que con niños se acabó ir a conciertos? En este post os contamos una propuesta para compartir con nuestros pequeños momentos de alegría, juegos y buena música: Formigues Festival.

¿Dónde? En Benicàssim (Castelló).

¿Cuándo? En mayo

¿Qué ofrece Formigues festival? Además de música, se realizan actividades de teatro, circo, deporte, baile, ecología, educación vial, artes plásticas…

Lo que más nos gustó fue que no es un festival con un área infantil, sino un festival 100% familiar, donde todos participamos y compartimos buenos momentos.

Destacamos lo siguiente en su organización:

  • Repertorios cortos de 30-40 minutos.
  • Escenario bajito.
  • Zona de cesped para relajarse.
  • Zona sensorial para bebes y arenero.
  • Yoga, teatro, danza…
  • Biblioteca y cuentacuentos.
  • y mucho más…

Como ellos mismos dicen en su web Formigues abre el telón ante sus PEQUEÑAS miradas para hacerles sentir la música.”.

Alojamiento: El festival tiene convenios con algunos alojamientos de la zona. Nosotros estuvimos en Rooms Boutique Benicàssim. Un sitio normalito del que destacamos su proximidad al recinto.

Para comer: Benicàssim dispone de una amplia oferta de restauración donde elegir.

Entradas y abonos: Las entradas se pueden comprar de forma anticipada o en taquilla, pero el precio va subiendo conforme se acerca la fecha del evento. Hay entradas por dia o para todo el festival.

Entonces… ¿Os ha gustado el plan? Pues tomad nota y que …Viva el Rock and Roll!!!

Anuncios

Monasterio de Piedra y Daroca

Croacia y Eslovenia ya quedaban unos meses atrás, y con las ganas de volver a salir, decidimos aprovechar el puente de octubre para hacer una escapada por España.

Fecha: Octubre 2016                                                                                                             Días de viaje: 4                                                                                                                     Viajeros: 2 adultos y bebe de 24 meses.

Dias 1 y 2: Monasterio de Piedra

El monasterio de Piedra, es un monasterio aragonés ubicado en Nuevalos,  provincia de Zaragoza, actualmente reconvertido en hotel, permitiendo la visita a una parte del mismo en perfecto estado de conservación -excepto la iglesia, que está parcialmente derruida-. Teniendo en cuenta que los edificios empezaron a construirse en 1203, la visita permite hacerse una idea de como era la vida de los monjes en aquella época.

Como dato curioso, en el monasterio de piedra, en 1534, se cocinó por primera vez el chocolate en Europa, y como muestra de ello, en la cocina monacal existe una exposición permanente, donde se puede visualizar la historia del chocolate.

¿Qué te ofrece el monasterio de Piedra si viajas en familia?

1. Una de las actividades que mas nos gustó fue recorrernos el Parque Natural del monasterio, creado por Juan Federico Muntadas, que aprovechando la belleza natural del entorno, creo un jardín espectacular, en él puedes pasarte entre 4-6 horas, a ritmo tranquilo. Tiene un parque infantil a medio camino para hacer un alto.

2. Otra de las actividades es la exhibición de aves rapaces que realizan en las inmediaciones del monasterio, incluido en la entrada del parque. A priori nos pareció interesante, pero posteriormente, al verlas atadas o enjauladas, nos dio mucha pena, pues no dejan de ser animales que no estan en libertad.

3. Descubrir la vida en el monasterio: Para poder vivir la sensación única del enclave, nosotros decidimos alojarnos en las dependencias del antiguo monasterio, en el Hotel del Monasterio de Piedra y la verdad es que lo recomendamos. Recorrimos sus largos pasillos, la biblioteca, salones y demás estancias.

Las cenas fueron en el hotel, que no variaba el menú, y una de las comidas la hicimos en el restaurante de fuera del monaterio, con mucha variedad pero no dejaba de ser comida rápida (no nos gustó mucho).

Día 3: Visita a Daroca

El tercer día nos fuimos temprano rumbo a Daroca, donde haríamos noche y aprovecharíamos para recorrerla antes de regresar a Valencia.

Daroca es una visita al pasado, defendida por las murallas levantadas entre los siglos XIII y XVI, es un lugar perfecto para pasear y disfrutar sin prisas de las riquezas que atesora. Uno de los encantos de Daroca es recorrer sus Murallas hasta el antiguo Castillo, desde el que se puede disfrutar de una impresionante panorámica del conjunto urbano. Comimos en el Bar Daroca, tapas y pinchos muy ricos a buen precio.

Alojamiento: Hotel Cienbalcones. Muy buen hotel en buena ubicación.

Día 4: Regreso a Valencia.

Como veis España guarda muchas joyas perfectas para visitar en familia! 🙂

Ibiza en familia

Después de nuestro periplo por tierras Asturianas, algo nos quedó claro, si queríamos viajar en coche lo haríamos más cerca y si no, los kilómetros habría que hacerlos más rápido, o sea, en avión. Pensando que los bebés hasta los dos años no pagan billete (sólo tasas), decidimos la segunda opción.

Y la siguiente pregunta, ¿y dónde vamos? Ayyyy esta si que es una pregunta difícil. Siempre que pensamos en nuestro siguiente destino tengo un momento de colapso mental ; hay tantos lugares a los que me gustaría ir, pero luego hay que cuadrar días disponibles, fechas en las que viajas, dinero…

Pensando en que sería el primer viaje en avión del peque, miramos vuelos directos y cortos, esta vez no íbamos a ser tan osados. Así que nos fuimos a uno de los buscadores que más usamos, Skyscanner…y el destino fue Ibiza.

Fecha: Abril 2016                                                                                                                    Días de viaje: 5                                                                                                                  Viajeros: 2 adultos y bebe de 16 meses.

Ruta

Día 1: Valencia – Ibiza – Santa Eulària des Rius

Día 2: Mercado Las Dalias – Sant Carles de Peralta – Cala Llenya

Día 3: Santa Gertrudis de la Fruitera – Cala Benirrás

Día 4: Ibiza ciudad

Día 5: Ibiza – Valencia

Transporte

Avión: Vuelo directo con Ryanair Valencia – Ibiza. 55 min duración.
Precio: 180 eur (2 adultos + tasas de bebe).

Coche: Alquilamos un coche por internet con una compañía local Autos Mari. Todo fue con normalidad. La isla es pequeña y se recorre fácilmente y con peque nos da mucha flexibilidad. Al ir fuera de temporada no sufrimos tráfico ni atascos, que en pleno verano supongo que sí habrá.

 Precio: 148 eur con seguro a todo riesgo y silla de bebe.

Alojamiento

Con el peque de momento reservamos el alojamiento con antelación, y para este viaje usamos la web Booking, pues tiene bastante flexibilidad en cancelaciones y pago.

Mirando en blogs vimos que las familias recomendaban la zona de Santa Eulària des Rius así que tampoco miramos mucho más.

Apartamentos Niko: Apartamento céntrico, amplio y limpio, pero le haría falta una reforma para actualizar. 50 eur/noche.

Día 1: Vuelo Valencia – Ibiza, recogida de coche de alquiler en el aeropuerto y alojamiento en Santa Eulària des Rius. Comimos por la zona y pasamos la tarde paseando por esta población.

Día 2: Por la mañana acudimos al mercadillo hippie más famoso de la isla, Las Dalias (Sant Carles de Peralta). Este no es un mercadillo al uso, se trata de un recinto con zonas abiertas y cerradas, bares de copas y para comer, y sobre todo, puestecitos de venta de un sinfín de productos variopintos, mucho de ello artesanal.

Nos acercamos a Sant Carles para comer y disfrutar de este agradable pueblo de interior lleno de almendros, higueras y algarrobos. Nos decidimos por un Bar muy conocido Ca n’Anneta, epicentro de la Ibiza hippie de antaño. Hay comida típica, variedad y buen precio.

La tarde la dedicamos a Cala Llenya (Sant Joan), una playa buena para ir con niños, con acceso por pasarela de madera por si vais con carrito. Aunque nosotros no fuimos en época de baño, pasamos una tarde muy agradable jugando en la arena y descansando.

Día 3: Otro de los pueblos de interior con encanto que visitamos fue Santa Gertrudis de la Fruitera. Pasamos la mañana paseando por la zona y jugando en su plaza peatonal. Si os gusta la comida vegetariana, recomendamos sin dudarlo el Eco Centro, nos encantó!

Por la tarde fuimos a la Cala Benirrás en el Norte de la isla. Esta es la famosa playa que reúne a cientos de personas al son de los tambores y que goza de una de las puestas de sol más bonitas de la isla. Cuando fuimos nosotros se suponía que aún no era época de celebrar esta sonora fiesta, pero nos llevamos una grata sorpresa al descubrir que sí había gente reunida. Tiene una magia que no deja indiferente a nadie.

Día 4: Dedicamos el día entero a Ibiza ciudad. Sobre todo estuvimos por el casco antiguo, Dalt Vila. Se puede visitar el castillo, la catedral y algunos museos.

Por la tarde jugamos en un parque de la ciudad, siempre hay que reservar algunos ratos para esto.

Día 5: Vuelo Ibiza – Valencia

Asturias en familia

Días de viaje: 10

Ruta: Valencia, Avila, Lastres, Cudillero, Villaviciosa, Cangas de Onís, Santuario y  Lagos de Covadonga, Oviedo, Madrid, Valencia.

Transporte: Coche

Fecha: Septiembre 2015

Viajeros: 2 adultos y bebé de 10 meses.

Este fue nuestro recorrido…

Ávila: como nos separan 800 km de Asturias, programamos el viaje en 2 etapas. Hicimos noche en Avila, una preciosa ciudad monumental mayormente conocida por sus murallas, pero hay mucho más que ver… así que seguro volveremos para dedicarle el tiempo que se merece.

Lastres: desde 2014 es uno de los “pueblos más bonitos de España” y no es para menos. Villa marinera de calles empinadas y adoquinadas que te dejarán sin aliento. No apto para sillas de bebé así que, a portear!!

Nos encantaron el puerto pesquero, el casco antiguo, sus casas blancas y la playa. Un pueblo de los de postal.

Puedes intentar aparcar en el mismo puerto pesquero, nosotros tuvimos suerte 😛

Cudillero: Casas coloridas formando terrazas sobre la falda de una colina verde, hacen de esta población una estampa de película. Casi la totalidad del litoral de este concejo es Espacio Natural Protegido, plagado de altos acantilados y playas que nos habría encantado ver. Pero como ya os contamos en nuestro post 5 tips para viajar con niños y no morir en el intento la cosa no dió para mucho, jeje.

Villaviciosa: Esta villa está considerada como la capital de la sidra,  prueba de ello es la gran industria que hay en torno a la misma. Merece la pena pasear por sus calles y observar edificios de gran riqueza arquitectónica.

Disfrutamos de unas vistas espectaculares de la Ría de Villaviciosa y nos quedamos con ganas de visitar su centro de interpretación, que explica el alto valor ambiental de uno de los estuarios mejor conservados de la costa cantábrica.

Pasamos una tarde muy agradable en la Playa de España, enclavada en la desembocadura del río del mismo nombre. Es una playa bastante agreste, rodeada de verdes montañas que en verano tiene mucha afluencia de público.

Cangas de Onís: Estuvimos sólo una mañana, y básicamente, fue para ir a la Casa Dago que alberga la oficina de información de Picos de Europa. También aprovechamos para pasear por el centro de esta turística población. Pese a que algunos opinan que es un lugar meramente turístico,  para nosotros es un lugar que merece la pena una parada.

Santuario y Lagos de Covadonga (Picos de Europa): Creo que ésta es sin duda una de las visitas más esperadas si viajas a Asturias. Los meses de mayor afluencia al Parque, el tránsito está regulado por autobuses que hacen paradas en los distintos puntos de interés. Cuando fuimos nosotros en septiembre, el acceso era libre pero el atasco que nos encontramos casi nos hizo desistir de nuestro intento. Decidimos aparcar, ir a ver tranquilamente la Cueva de la Vírgen de Covadonga, la Basílica y hacer un picnic en el río. Valió la pena, sin duda, pues pudimos ir al Parque y disfrutar de las vistas espectaculares que nos ofrecen los lagos Enol y de La Ercina. Hay rutas y senderos para todos los gustos y niveles.

Oviedo: La capital asturiana la visitamos el día de la Comunidad autónoma así que encontramos una ciudad muy tranquila y muchos sitios cerrados, pero como nuestro plan no era ni ir de compras ni visitar museos, resultó provechoso. Paseamos por el casco antiguo, degustamos gastronomía típica por la zona de la Calle Gascona (Boulevar de la Sidra) y acabamos descansando en la zona verde de la ciudad, Campo San Francisco, y jugando en su zona infantil claro.

Alojamiento

Hicimos base en Argüero, Villaviciosa, una población costera y centrada en el mapa de Asturias, que nos permitiría visitar localidades tanto de Oriente como Occidente sin hacer muchos kilómetros.

 El alojamiento que elegimos: La Quintana de la Foncalada Ecomuséu Ca l’Asturcón, un caserío tradicional rehabilitado que dispone de varias estancias equipadas con cocina y baño. Además cuenta con una granja y actividades tradicionales, ideal para ir con niños. No tiene las prestaciones de un hotel, es un alojamiento sencillo pero estupendo para disfrutar unos días en familia. Además, aunque los dueños estaban encantados con el buen tiempo que hacía, para los del mediterráneo, y con bebé, ya nos picaba un poco el frío, así que no tuvieron ningún inconveniente en poner la calefacción todos los días.

Comidas

El tema comidas fue muy sencillo. Al estar en un alojamiento con cocina, los desayunos y las cenas los hacíamos allí, se abarata mucho el viaje y se respeta más el ritmo del peque. Para las comidas, con el bebé siguiendo el método BLW (Baby-led-weaning), comía de lo que pedíamos nosotros y como seguíamos con lactancia materna, teníamos mayor tranquilidad y comodidad.

 Desplazamientos con un bebé

Para movernos con un bebé de 10 meses por ahí, nos llevamos la silla de paseo, mochila y bandolera. Las calles empedradas y pendientes pronunciadas abundan en muchos de los lugares que visitamos, así que era una tortura ir con la silla. La mayoría de las veces porteamos con mochila y bandolera.

 lastres picos-de-europa playa-espana granja

5 tips para viajar con niños y no morir en el intento

Mi intención en este post era contar nuestro viaje a Asturias, pero conforme lo iba escribiendo me di cuenta que salía uno entero sólo contando lo que supuso para nosotros el primer viaje en familia.

Hemos leído tantos blogs de familias que viajan con niños de todas las edades y a destinos de todo el mundo, que nos parecía sencillo hacerlo, pero tengo que decir que nuestra primera aventura (después de la escapada de fin de semana), no fue todo lo placentera que esperábamos. Más bien fue un poco dura y nos hizo plantearnos si podríamos viajar con el peque…qué disgusto con lo que nos gusta viajar!!!

De esta experiencia quiero compartir algunas de las cosas que nos quedaron claras para los siguientes viajes:

– CONOCER NUESTRA FAMILIA: Imprescindible conocer las características de tu familia y hacer un viaje a medida. Por ejemplo, se dice que es muy fácil viajar con bebés en coche porque duermen, comen, duermen y poco más…pero si tienes un hijo que no es muy dormilón y no le gusta el coche como a Martín…ERROR!!! Nos lanzamos a hacer 800 km de ruta, que a pesar de programarla en 2 días de 400 km, fue un auténtico infierno.

– ORGANIZACIÓN: nosotros siempre somos de organizarlo a última hora, y eso viajando en pareja funcionaba. Nos bastaba una guía, la mochila y poco más, pero con niños, eso no vale. La improvisación la dejaremos a un lado durante un tiempo porque a pesar de que los niños se adaptan muy bien a los cambios,  no llevar un plan y un plan B sobre dónde voy, qué puedo visitar, qué opciones hay para los niños, etc., puede arruinarte el día y el viaje.

– RESPETAR RITMOS: Como ya decía, los niños se adaptan muy bien en los viajes, pero hay que seguir sus ritmos, hay que pensar que necesitarán comer y dormir más a menos a sus horas habituales. En Asturias nos levantábamos tarde, y mientras conseguíamos salir del alojamiento, coger el coche, etc., llegábamos al destino casi a la hora de comer, por lo que nos tocaba dar una vuelta pequeña pero ya pensando en buscar restaurante. Eso nos consumía, sentíamos que se nos iba el día sin haber hecho nada. 😦

– PREPARAR MOCHILA: Si sois de los que os cuesta 2 horas salir de casa como a nosotros, lo mejor es dejarlo todo preparado por la noche y dejar las menos cosas posibles para el día siguiente.

– TIEMPO PARA ELLOS: Siempre habrá que pensar en dedicar un rato al día que sea sólo para ellos, a hacer algo que les guste, jugar en la playa, en un parque, tirar piedras al río (Martín se puede pasar toda una tarde haciendo sólo esto jajaja)…en fin cualquier plan según la edad que tengan, y si pueden decidirlo ellos, mejor.

Bueno…no os asustéis familias!! Este no es un post para desanimar, sino más bien todo lo contrario. Nuestro primer viaje no resultó perfecto, pero los que han venido después han sido espectaculares!

De hecho estamos encantados de viajar con él, pues aunque pueda parecer que no ver tantas cosas como antes pueda ser un aspecto negativo, lo cierto es que viajamos de un modo más tranquilo. No importa todo lo que veamos, si no cómo lo vivamos.

Escribo este post un año después de esa primera salida y tengo que decir que…SI SE PUEDE VIAJAR EN FAMILIA.

Todo llega…

Nuestra primera escapada en familia fue en mayo de 2015, cuando Martín tenía 6 meses. Y qué mejor plan para empezar nuestras aventuras viajeras en familia que el “Encuentro de Familias en Ruta”. Un evento que reúne a familias de todos los rincones de España, y alguna de fuera, cuya temática principal son los viajes con niños y la crianza en movimiento, temas que nos apasionan!!

Este año se va a celebrar la IV edición, del 13 al 16 mayo, lástima que esta vez nos lo perdamos, pero es un planazo de los buenos.

El Encuentro de Familias en Ruta es un espacio que ofrece: charlas de familias que cuentan sus experiencias viajeras (toda una inspiración y dosis de ánimo para lanzarse a viajar en familia), talleres de educación emocional, medioambientales, filosofía para niños, yoga para adultos y familia, juegos, espectáculos de magia, cuentacuentos, música…y un laaaargo etc. Como veis un auténtico lujo de programa para poder disfrutar de unos días en familia y cargarse de energía positiva y buen rollo.

El lugar, Centre Ecológic Vinyols Camp en Tarragona. Un cámping que dispone de zona de acampada y bungalows, además de piscina, granja de animales y paseo en carro. Nosotros estuvimos en un bungalow y fue genial!

Como Martín tenía 6 meses y medio, su principal alimento seguía siendo la leche materna, para nosotros, lo más cómodo del mundo, comida preparada en cualquier lugar y momento del día. Además empezamos con la alimentación complementaria y lo hicimos siguiendo el método BLW – Baby-led weaning o alimentación autorregulada y libre de papillas. Otro gran acierto que consiste en ofrecer los alimentos a trozos y de manera que es el bebé el que va experimentando de forma autónoma con la comida. Pero esto da para otro post, que escribiremos más adelante contando nuestra experiencia.

¿Y en cuanto a organizarnos en el cuidado del bebé? Pues Martín durmió con nosotros en la cama de matrimonio, en la ducha nos metíamos uno con él al brazo y el otro enjabonaba, y para disfrutar de las charlas y actividades, nada mejor que portear. A esa edad usábamos fular elástico con el que funcionamos muy bien, pero esto también lo contaremos en un post aparte para narrar nuestra experiencia porteadora.

fular