Todo llega…

Nuestra primera escapada en familia fue en mayo de 2015, cuando Martín tenía 6 meses. Y qué mejor plan para empezar nuestras aventuras viajeras en familia que el “Encuentro de Familias en Ruta”. Un evento que reúne a familias de todos los rincones de España, y alguna de fuera, cuya temática principal son los viajes con niños y la crianza en movimiento, temas que nos apasionan!!

Este año se va a celebrar la IV edición, del 13 al 16 mayo, lástima que esta vez nos lo perdamos, pero es un planazo de los buenos.

El Encuentro de Familias en Ruta es un espacio que ofrece: charlas de familias que cuentan sus experiencias viajeras (toda una inspiración y dosis de ánimo para lanzarse a viajar en familia), talleres de educación emocional, medioambientales, filosofía para niños, yoga para adultos y familia, juegos, espectáculos de magia, cuentacuentos, música…y un laaaargo etc. Como veis un auténtico lujo de programa para poder disfrutar de unos días en familia y cargarse de energía positiva y buen rollo.

El lugar, Centre Ecológic Vinyols Camp en Tarragona. Un cámping que dispone de zona de acampada y bungalows, además de piscina, granja de animales y paseo en carro. Nosotros estuvimos en un bungalow y fue genial!

Como Martín tenía 6 meses y medio, su principal alimento seguía siendo la leche materna, para nosotros, lo más cómodo del mundo, comida preparada en cualquier lugar y momento del día. Además empezamos con la alimentación complementaria y lo hicimos siguiendo el método BLW – Baby-led weaning o alimentación autorregulada y libre de papillas. Otro gran acierto que consiste en ofrecer los alimentos a trozos y de manera que es el bebé el que va experimentando de forma autónoma con la comida. Pero esto da para otro post, que escribiremos más adelante contando nuestra experiencia.

¿Y en cuanto a organizarnos en el cuidado del bebé? Pues Martín durmió con nosotros en la cama de matrimonio, en la ducha nos metíamos uno con él al brazo y el otro enjabonaba, y para disfrutar de las charlas y actividades, nada mejor que portear. A esa edad usábamos fular elástico con el que funcionamos muy bien, pero esto también lo contaremos en un post aparte para narrar nuestra experiencia porteadora.

fular

Y ahora somos 3!

¿Cuántas veces os han hecho la pregunta de… “Y para cuándo los hijos?”…en nuestro caso, lo que nos preguntaban era…”¿Y dónde os vais de viaje el año que viene?” Y es que, una pareja de treinta y tantos sin tener claro esto de tener hijos….ya nos daban por imposibles, jeje. Pero es que como pareja, nunca nos ha gustado hacer la cosas porque “es lo que toca”, y las que hemos hecho, han sido cuando hemos sentido que era el momento. Así que con los hijos no iba a ser diferente.

Por suerte cuando estábamos de viaje en Indonesia, algo cambió en nosotros y sentimos que queríamos ampliar la familia. Pero había que pensarlo bien. Traer otra persona a este mundo loco, no es tarea fácil y por qué no decirlo, iba a poner patas arriba nuestra vida “cómoda” y qué decir de los viajecitos!!!

No nos gustan muchas de las cosas de la sociedad en la que vivimos pero también somos positivos y creemos que como eduquemos a los niños de hoy tendremos la sociedad de mañana. Así que por esta parte, somos unos padres comprometidos, o al menos lo estamos intentando….y una de las cosas que nos gustaría hacer con Martín es sin duda viajar. Pensamos que es la mejor escuela que podemos darle, porque aunque sea por unos días, dejamos atrás la comodidad de nuestra rutina y cosas materiales , conocemos otras culturas, otra realidad que nos abre los ojos y nos hace más respetuosos.

En octubre de 2014, llegó Martín. Y de ahí algunos comentarios del estilo de… “se os han acabado los viajes”…y nosotros…”pues esperemos que no!! Es cierto que el primer año ha sido duro, Martín no ha sido un bebé de los que duermen mucho y necesita nuestra atención al 100% (cosa que vemos totalmente normal). Si además añadimos una mudanza…puf…Vamos, que no hemos tenido ni un ratito para sentarnos y preparar los viajes que nos habría gustado hacer.

¿Nos ha cambiado tanto la vida con Martín? Contestamos un rotundo SI. Hemos perdido relación con amigos sin hijos, y eso nos entristece… Pero van apareciendo nuevas amistades en nuestro camino con las mismas inquietudes y experiencias que compartir. Antes salíamos más por la noches mientras que ahora disfrutamos el día. Somos más conscientes de que en esta sociedad no se tiene en cuenta a los niños, ancianos y personas con necesidades especiales. Afortunadamente, cada vez hay más sitios que se preocupan por esto y que llevan el sello family welcome, los iremos buscando.;-P

Si algo tenemos claro es, que por nada del mundo nos cambiaríamos por los que éramos antes de llegar Martín. Estamos volviendo a ver el mundo con la visión de un niño, apreciando cosas que ya pasaban inadvertidas para nosotros. Aprendemos todos los días de él. Y por eso nos gustaría viajar en familia, y si lo conseguimos, por aquí contaremos nuestras experiencias.