Senda botánica de Calduch

La senda de Calduch de Vila-real nos permite hacer un recorrido por la orilla del río Mijares, una ruta de gran belleza y frondosa vegetación, coincidente, con el lecho de la antigua acequia Mayor de Vila-real, la cual dejó de utilizarse a finales del siglo XIX, tras más de seiscientos años de uso.

El itinerario, englobado dentro de la ruta “Camí de l’aigua” y en el entorno de protección del Paisaje Protegido de la desembocadura del ríu Millars, tiene aproximadamente 4,4 km entre la ida y la vuelta (lineal). Una buena idea sería iniciar el recorrido desde la ermita de Virgen de Gracia, ya que a la vuelta se puede comer en la pinada de su área recreativa. Desde la ermita, la senda desciende ligeramente hasta el puente medieval de Santa Quiteria, construido en el siglo XIII y por donde pasaba el Camino Real, momento en el que damos la vuelta para volver sobre nuestros pasos.

Algunos de los alicientes que hacen de esta ruta una buena opción para recorrerlo en compañía de nuestros peques son:

  • Nada más comenzar nos encontramos con una fuente con peces.
  • El recorrido presenta zonas estrechas con paredes de roca (por los que es necesario agacharse), recovecos (donde esconderse y dar sustos a los más rezagados del grupo) e incluso un pequeño túnel.
  • El curso de agua próximo al camino es una  fuente interminable de juegos para los mas pequeños.
  • El molí de Bisbal, destruido en la riada de 1952, nos permite explicar a los niños el funcionamiento de un molino. Además tiene una placa que marca el límite de la subida del nivel del río en dicha riada.
  • Es uno de los pocos ejemplos de tramos bajos de ríos donde la vegetación de ribera esté bien conservada y el cauce no ha sido canalizado.

Como dato curioso tenemos el mismo nombre de la senda, que fue dado porque por este recorrido recogía Manuel Calduch las  plantas con las que comenzó su famoso herbario y que le daría fama mundial.

A nosotros nos encantó.

Datos prácticos:

  • Inicio del recorrido:  La ruta comienza en la ermita de la Mare de Deu de Gràcia, donde podremos aparcar en el párquing del restaurante el Molí (próximo al inicio de la ruta).
  • Comida: Nosotros comimos en el restaurante Menfis, ubicado en las afueras de Vila-real, es un buen lugar si se va con hambre, ponen mucha cantidad de comida.
  • La senda no es apta para sillas de paseo, ya que presenta tramos en los que es necesario agacharse.
Anuncios

Ruta de los molinos de Alborache

Una excursión sencilla y bonita que recorre la ribera del río Buñol, entre azudes, molinos y vegetación de gran belleza, a tan solo 42 km de la ciudad de Valencia, en la localidad de Alborache.

La ruta, de unos 1700 metros (3,4 km ida y vuelta), comienza en el Molino Galan, masía rehabilitada sobre un caserón antiguo que hacía las funciones de molino harinero hasta principios del siglo XIX. Y es que, en esta ruta, si algo vamos a ir encontrando continuamente, van a ser molinos.

Dichas edificaciones tuvieron su uso en sus inicios como molinos harineros y posteriormente como centrales hidroeléctricas. Actualmente, las mejor conservadas, han sido rehabilitadas como residencias o casas rurales. También podremos apreciar las infraestructuras (azudes, compuertas, barreras y canalizaciones) que abastecían de agua a los mismos.

Recorrido lineal, llano, sin ninguna complicación y apto para cualquier edad y uso del carrito. Nosotros la hicimos en 2 horas a ritmo de niño de 3 años, con parada en el área recreativa para almorzar y a la vuelta porteado en mochila.

La ruta es muy bonita en todo su recorrido, pero a nosotros nos fascinó la zona del azud del molino de la luz, donde merece la pena sentarse y escuchar el rumor del agua. También destaca el área recreativa, un lugar ideal para hacer un alto, almorzar o comer, y pasar un rato jugando o bañándonos con los más peques, eso sí, en verano claro (nosotros la hicimos en febrero). Por el contrario, encontramos un tramo bastante sucio, si bien , nos consta que posteriormente hicieron una actuación de limpieza de la zona.

El recorrido es ideal para explicar a nuestros hijos qué era un molino, para que servía y su funcionamiento.

Datos prácticos:

  • Inicio del recorrido: Hay que dirigirse al municipio de Alborache, a 42 km de la ciudad de Valencia, llegar hasta la rotonda del pueblo y volver sobre el mismo camino para luego girar a la derecha en el desvío de Albergue Rural Actio. Siguiendo las indicaciones se llega a Molino Galán, que dispone de aparcamiento. Nosotros iniciamos la ruta en este punto, pero también se puede comenzar en la partida del Yesar, al inicio del antiguo camino de Chiva junto al puente de Turís.
  • Comida: Hicimos todo un descubrimiento con el Restaurante El Forcat, todo buenísimo, pero si hemos de elegir plato, nos quedamos con el postre, una tarta de manzana exquisita.

Bajo la mirada de la torre – Ruta Satarenya

A escasos kilómetros de Valencia, con un fondo dominado por la torre defensiva de Satarenya y el Castillo de Serra, se encuentra la Ruta Satarenya (Náquera), sendero que recorre parajes donde se combinan el relieve, la vegetación, los cultivos, el agua, y el patrimonio. Seguir leyendo “Bajo la mirada de la torre – Ruta Satarenya”

En busca del Dragón – Rutas por l’Albufera

Cuando realizamos alguna excursión, acostumbramos a aprovechar aquellas historias, anécdotas o leyendas del lugar para despertar la imaginación y la pasión por aprender que todo niño tiene en su interior…bueno…y para conseguir hacer el recorrido en sí, porque nuestro peque no siempre le apetece y nos toca echar muuuucha imaginación.

L’Albufera de València, es uno de esos lugares, repleto de leyendas, en un entorno especial y mágico. Una de las historias habla de la existencia de un dragón que moraba entre las cañas y juncos, saliendo del lago para devorar a aquellos campesinos que se dedicaban al cultivo del arroz. El dragón, finalmente fue vencido por un reo, que con un traje de espejos consiguió desorientar tanto al dragón que finalmente le clavo una lanza. Como decía Blasco Ibañez “quien dude de la veracidad del suceso, no tiene más que asomarse al atrio del colegio del Patriarca, que allí está la malvada bestia como irrecusable testigo”. Y así es, una buena manera de completar estas excursiones es visitando el Colegio del Patriarca para que los niños vean aquel dragón que vivía en l’albufera (en realidad, un caiman, que fue regalo del Virrey del Perú al Patriarca, allá por 1600). Seguir leyendo “En busca del Dragón – Rutas por l’Albufera”